Quizás lo más difícil es encontrar un trabajo que te valore. Y en eso influyen muchos factores. Algunos: ¿Eres mujer?¿Vives en Santiago?¿De un área adaptable a distintos tipos de problemas?

Si eres mujer te exigen más que a los hombres. Y tienes dificultades debido a los sesgos de género y al acoso. Un ejemplo es el caso de Vania Figueroa y Karina Bravo: https://lavozdechile.com/vania-figueroa-y-karina-bravo-polemica-nacional-por-acoso/

Si vives en Santiago hay acceso a más oportunidades de trabajo, no solo en academia sino también en industria. No es que haya mucha industria donde se haga ciencia, pero si la hay posiblemente esté en Santiago.

Si tu formación y las herramientas que manejas te permiten cambiar de área, tendrás un abanico mayor de oportunidades de cosas por hacer. Porque en Chile hay poca demanda y demasiada oferta de personas científicas.

A eso se suma lo siguiente:

  • Tenemos un Ministerio de Ciencia que no parece tener en cuenta a las personas como centro de la ciencia. En verdad no entiendo cuál es el objetivo del ministerio. Su rol en el manejo de la pandemia ha sido más bien el de una caricatura de ministerio.

  • ANID/CONICYT te pueden financiar pero desconfían de cada cosa que hagas. Los procesos de rendición de cuentas son largos e incoherentes porque que te acepten documentos depende de la persona que los reciba. Uno se pregunta qué pasaría si el estado fuese así de exageradamente riguroso con los desfalcos en carabineros y fuerzas armadas.

  • El principal lugar de trabajo son las universidades. Allí las condiciones suelen ser malas, boleteando sin contrato. Las universidades se aprovechan de esto. También hay malas prácticas, como profesores con trayectoria que en los fondos financiados por el estado ya ha comprometido cientos de horas semanales. Reciben millones mientras los que boletean tienen que mendigar la renovación de sus posiciones.

  • Se suele fusionar el rol de investigador con el de profesor. Pero ser buen investigador no implica ser buen profesor, y viceversa. Probablemente se debe dedicar más tiempo a ser profesor también (y no necesariamente en cursos que se relacionen con tu investigación).

  • En la industria no suele haber gente con capacidad ni visión para valorar el aporte de la ciencia ni el peso de la evidencia. Hay que lidiar con ellos porque la única manera de que se vayan es que se jubilen, aunque es posible que quieres tengan posiciones de poder después sean sus hijes y no cambien mucho la perspectiva.

Es hermoso hacer ciencia y saber que se puede contribuir al país y a la sociedad, aunque te sentirás nadando contra la corriente. Eso no significa que debamos idealizar estas condiciones. En mi caso tuve suerte en tanto no he sufrido los problemas que mencioné, al contrario, tuve oportunidades y un entorno de trabajo inigualable. Fue la excepción a la regla.